Algunos podríamos decir que nada es mejor que la satisfacción de cumplir un sueño, una meta, un difícil reto, o incluso, un imposible, pero ¿estamos realmente preparados para conseguirlo?,
¿hemos trabajado para merecerlo? ¿sabemos lo que comporta conseguirlo? ¿estamos dispuestos a pagar el precio necesario?

prisionero de sueños

A veces van surgiendo hechos que ya nos dan algunas pistas para averiguar estas preguntas, pero pueden ser confusas, y otras veces nos reflejan cosas que igual o no queremos, o no estamos preparados para ver.

La ilusión, el ansia por obtenerlo, el vernos dentro de ese sueño, en ocasiones pueden hacer que nos precipitemos y no seamos honestos ni justos con nosotros mismos.

Cuando un sueño no nos deja valorar lo que tenemos delante, sino que únicamente nos proyecta al futuro, puede llegar a confundirnos, ya que es más fácil ilusionarse con un nuevo proyecto que asumir o enfrentarse a la situación actual, llegando en algunas ocasiones incluso a huir físicamente.

¿Cómo distinguir entonces si nos estamos precipitando, o simplemente nos hemos puesto en marcha para conseguirlo?, ¿puede ser que sea solo un capricho y esa sea la causa de que lo quiera AHORA?

Vamos a intentar responder con un ejemplo:

Mi sueño: Ir a la luna, (no entro en lo que puedan opinar los demás, ya que es MI sueño).              

Acción: Para empezar a tenerlo más cerca, mañana dejo el trabajo, con el dinero del despido me voy a Cabo Cañaveral y allí algo me saldrá, ya que si persigo mi sueño seguro que me irá bien.


prisionero de sueños 6


Vamos a realizar una serie de preguntas, para comprobar si es eso lo que quiero:

¿Que necesito para ir a la luna?

¿Cuándo quiero ir?                        

¿Afecta o afectará a alguien de mi entorno?

¿Por cuánto tiempo?

¿Cómo llevaré el estar separado de la familia y amigos?

¿Me hará falta algún tipo de formación?

¿Cuánto dinero necesitaré?                        

¿Cómo me afectará cuando lo consiga?

¿Qué haré entonces?




Algunas posibles respuestas:

Si hago la búsqueda en Google me aparecen casi 2 millones de resultados, pero puedo buscar los que me parezcan más útiles para mí.

  • Necesitaré tener un alto nivel de inglés, e incluso algún tipo de inglés específico que pueda ayudarme.

  • Hará falta un título en ingeniería, ciencias biológicas, física o matemáticas que debo estudiar previamente.

  • Es necesario también demostrar 3 años de experiencia laboral o 1000 horas de vuelo como piloto de máquinas de reacción.

  • A todo lo anterior hay que sumar las pruebas físicas de la NASA, superarlas, tener una buena visión y una presión sanguínea adecuada con lo que necesitaré tener una buena alimentación.

  • La estatura solicitada ha de ser entre 150 y 193 cm

  • Habrá un proceso de admisión el cual he de mirar fechas para que me dé tiempo a obtener todo lo anterior. En el 2012 se presentaron más de 6.000 personas, con lo que me irá bien destacar en algo para conseguir la plaza, debido a que se prevé un incremento de solicitudes.

  • Un sitio donde vivir y/o trabajar mientras tanto en EE. UU.                    

  • Dinero para tener la tranquilidad de poder pagarlo todo, incluidos billetes, transporte, alojamiento, etc.

  • En el caso de tener que pasar mucho tiempo, conseguir un trabajo que me permita estudiar y ganar lo suficiente, ya que habré de contar con los billetes para ir viendo a la familia y/o amigos de vez en cuando.

  • Sobre este tema he de ver si soy capaz de dejar a mi familia, amigos, pareja, etc. para lograr mi sueño, y de qué forma lo sostengo.

Hay otra forma, se puede conseguir un billete en la compañía estadounidense Space Adventures, que ya ha enviado a dos civiles en viajes separados al espacio.
No hay que perder de vista que el último viaje fue en 2012 y que desde entonces no hay noticias al respecto, aún y así se necesita pasar unas pruebas físicas y disponer de 120 millones de dólares, con lo que necesitaré buscar o idear una manera de conseguirlos.


Tiempo inicial del objetivo:
mañana                        

Tiempo después de hacerme estas preguntas: x años


Es decir, que si lo dejamos todo mañana solo por la ilusión de conseguir nuestro sueño, pero no somos capaces de hacer este ejercicio, probablemente fracasemos, nuestra autoestima sufrirá un duro golpe y habremos perdido la oportunidad real de hacerlo.

Si no soy capaz de "pagar" ese precio por mi sueño, igual es que en realidad no lo quiero tanto como creía, por lo que ya seré consciente de que no es lo que quiero y podré SOLTAR esa idea de mi cabeza. Así dedicaré mi tiempo y energía en lo que sí que esté realmente dispuesto a hacer.


prisionero de sueños 4

En cambio, si sabiendo esto queremos ir a por nuestro sueño, tendremos clara la dimensión de nuestra meta y entraremos en acción de manera inmediata, pero no por un impulso o idea, sino con plena conciencia: Ahorrando primero en este trabajo o buscando incluso otro para conseguir más dinero o más rápidamente, pidiendo información de la carrera que nos interese, haciendo clases de inglés, etc.

Esto nos dará tranquilidad, y al darnos cuenta de que muchas cosas de las que tenemos nos acercan poco a poco a nuestro sueño, aprenderemos a valorarlas y a sentir una actitud más positiva y motivadora.

En el trabajo estaré más motivado al darme cuenta de que el dinero que obtengo por mis servicios me acerca a pagar mis clases de inglés, la carrera, los pasajes, alojamientos, etc.

Incluso podré decidirme por fin a solicitar un aumento de sueldo, o a cambiar de empleo para conseguir una mejora salarial que me ayude a acercarme un poco más y que antes no estaba preparado o no veía el momento para hacerlo.

Mis clases de inglés también tomarán un valor diferente para mí, les dedicaré una mayor y/o mejor concentración al darme cuenta en qué medida me acercan.

El estar en acción desde el primer momento, hará que me sienta más cerca, puesto que ya estoy con ello.

Aunque se puede pensar que guiarse muchas veces por el instinto tiene su gracia ya que algunos de nuestros mejores momentos han sido poco meditados, ¿estamos seguros de que es lo mismo tomar decisiones importantes que vivir alguno de nuestros mejores momentos?, ¿estamos dispuestos a vivir las consecuencias de dedicar todo nuestro esfuerzo y tiempo, así como asumir los daños colaterales de las decisiones tomadas por nuestro instinto?

¿Cuándo tomamos decisiones más útiles para nosotros, en “caliente”, o cuando les dedicamos un tiempo y aceptamos las posibles consecuencias?

El tiempo puede ser nuestro mejor aliado o nuestro peor enemigo, únicamente depende de nosotros.

Es muy posible que el punto de vista al inicio del objetivo no sea el mismo que al final, en ese caso no debemos sentirnos “infieles” a nuestro sueño o a nosotros mismos ni a nuestra forma de ser, o sentir que estamos perdiendo nuestra personalidad.

¿Acaso pensamos lo mismo en todas las etapas de nuestra vida? El mundo, la vida y nosotros estamos en constante movimiento, el saber adaptarse a los cambios y aprender el máximo posible de ellos es lo que nos puede ayudar a seguir sin perder de vista nuestro sueño, o a modificarlo si así lo decidimos, porque no hemos de olvidar que nosotros elegimos lo que queremos, así que no hemos de ser prisioneros de nuestro sueño porque lo hayamos pensado una vez hace muuchos años…

Un Coach te puede acompañar en este proceso para darte un punto de vista diferente en cada etapa del mismo, el tener la mente abierta nos dará opciones y cuanto más opciones tengamos, más fácil será que encontremos una que se adapte a nosotros y nuestras metas.


Joan Manel Castillo,

Personal & Executive Coach, certificado por IEC.