Nuestras exigencias, expectativas, nuestro diálogo interno (lo que nos decimos) y con quién nos comparamos, muchas veces juegan en nuestra contra,

haciendo que nuestros objetivos y deseos queden ocultos o directamente desistamos de lograrlos.⠀

Ejemplo: Cuando queremos obtener el carnet de conducir.⠀
Si nos comparamos con otras personas que lo han conseguido, y los demás esperan de nosotros que seamos mejores que esas personas, al marcarnos la fecha para conseguirlo lo haremos a través de unas exigencias que probablemente no tengan en cuenta nuestra realidad de ese momento.⠀

La realidad es que el tiempo empleado por cada persona para conseguirlo es diferente, sin embargo todas esas personas tienen su carnet de conducir.⠀
Si una persona lo ha conseguido con 30 prácticas, no quiere decir que si lo hubiese intentado con una sola práctica (es lo que los demás esperan de mí o mi autoexigencia) necesitaría 30 exámenes. Serían muchos más ya que interviene nuestro diálogo interno, (yo no sirvo para conducir), y nuestra frustración (no quiero seguir), hasta es probable que de esa forma lo deje y en consecuencia no lo logre.⠀

Sin embargo cuando éramos bebés no dejábamos de intentar andar aunque nos cayéramos constantemente, y eso que muchas veces los padres al compararnos con otros bebés podían decir cosas como "él bebé de tal persona tiene menos meses y ya anda"... Ajenos a la expectativa y a la comparativa nos quedábamos con nuestro instinto y diálogo interno hasta que lo conseguíamos, eso sí, sin una fecha determinada.⠀

¿Qué diálogo interno usabas de bebé que te permitía caer una y otra vez hasta que conseguías lo que querías?⠀

¿Cuántas veces has dejado algo que quieres por compararte con otras personas o por no darte el tiempo que necesitas?.
⠀⠀⠀

http://www.aprendoaser.com/contactar
#AprendoaSER #EsPosible #Cuídate #DateTiempo #Aprende



joanmanel1

Joan Manel Castillo,

Coach Profesional Certificado por ASESCO, CPC Num. 11064
Máster en PNL por la AEPNL